El piloto italiano tuvo que abandonar por un toque con un rival y, sin pensarlo dos veces, cometió un gravísimo error al tomarse la justicia por su mano: en un acto peligrosísimo, lanzó una pieza del kart a Paolo Ippolito como ‘venganza’.