En octubre de 2020 ha trascendido que Cruise y General Motors pedirán permiso en los próximos meses a las autoridades pertinentes en Estados Unidos para que el Origin, un vehículo sin pedales ni conductor, pueda circular por sus carreteras. Los fabricantes pueden solicitar permisos de hasta dos años de duración para desplegar una flota limitada de vehículos que no cumplen con la legislación vigente.