Dani Sordo estuvo muy cerca de perder su merecida victoria en el Rally de Italia en las verificaciones finales tras la prueba. Los comisarios técnicos encontraron que el subchasis trasero del Hyundai pesaba 25 gramos menos del mínimo permitido, 9.136,5 gramos.

Una diferencia nimia y que, desde luego, nada tiene que ver con mejora de prestaciones, pero que pudo haberle acarreado una durísima sanción. La infracción se refería al artículo 10.3.3 del reglamento.