Los pilotos de MotoGP se han mostrado más críticos con la tibia sanción a Yamaha que los propios equipos.