El CityQ es como un coche eléctrico de rango extendido, homologado como bicicleta eléctrica y alimentado a pedales

Desde las marcas más grandes hasta las más pequeñas, desde las firmas de automoción a las tecnológicas, todas están ayudando a explorar los límites de la nueva movilidad.

Hoy nos toca hablar de un nuevo medio de transporte sostenible. Su nombre es CityQ y es algo así como un coche a pedales pero movido por un motor eléctrico.

CityQ: ni bicicleta, ni coche, pero con techo y motor eléctrico

Cityq 3

CityQ AS propone desde Noruega un vehículo eléctrico muy poco convencional. Su propuesta es la de un ciclo de cuatro ruedas, dos asientos y un habitáculo abierto con parabrisas y techo, además de 'puertas' de protección cuestionable.

En su interior se colocan dos asientos dispuestos longitudinalmente con pedales en la plaza delantera y un manillar para girar la dirección. La segunda plaza se puede suprimir para colocar cargas voluminosas y convertirlo en un vehículo de reparto, o un asiento doble para dos niños.

Cityq 1

Ahora bien, tiene pedales pero no mueven las ruedas. O bueno, no las mueven directamente. El encargado de aportar fuerza de giro a las ruedas es un motor eléctrico de 250 W montado sobre el eje trasero.

Pero, ¿qué es el CityQ? Pues si nos ajustamos a nuestra normativa sería un ciclo enclavado dentro del Anexo II del Reglamento General de Vehículos, aunque a primera vista es complicado ver cómo catalogarlo pues no es una bicicleta eléctrica como asegura el fabricante, pero tampoco es un cuadriciclo ni un coche.

Cityq 2

Lo interesante del CityQ es que no cuenta con una batería, sino con dos baterías independientes. Una se alimenta mediante un alternador activado por el pedaleo y la otra se recarga conectándola a la red eléctrica. A efectos prácticos es algo así como un coche eléctrico de rango extendido donde el generador eléctrico son las piernas del conductor. Los pedales nunca mueven directamente las ruedas.

La compañía no ha anunciado la capacidad de ningunade las dos baterías, pero sí apuntan a una autonomía eléctrica de entre 70 y 100 km habiendo efectuado una recarga completa de cinco horas. La gestión de la energía se hace a través de un software inteligente según la marca, aunque habrá que ver cuánto hay que pedalear si te quedas sin batería para moverlo hasta el enchufe más cercano.

Sus medidas son contenidas aunque no demasiado compactas para el tipo de vehículo que es. Tiene 222 cm de largo por 87 de ancho y 155 de alto, pudiendo soportar una carga de hasta 300 kg.

Cityq 4

Manteniendo las dimensiones contenidas y la cifra de potencia por debajo de 250 W, el CityQ consigue homologarse como ciclo, compartiendo categoría con las bicicletas eléctricas (aunque no es una bicicleta eléctrica como lo publicitan) y, por lo tanto, sin ser necesario ningún tipo de carnet, ni seguro, ni matrícula.

Con las ventajas de un coche pequeño y las de una bicicleta, el precio del CityQ tampoco es que sea precisamente accesible, con una barrera de entrada de 7.450 euros. La marca ya admite reservas pero las primeras unidades no llegarán hasta finales de este 2021.

En Motorpasión | Probamos el Mercedes EQA, el SUV medio convertido en coche eléctrico que destaca por su confort de marcha con 426 km de autonomía

-
La noticia

El CityQ es como un coche eléctrico de rango extendido, homologado como bicicleta eléctrica y alimentado a pedales

fue publicada originalmente en

Motorpasión

por
Jesús Martín

.