Red Bull, vía su sección de Tecnología Avanzada, quiere ser parte de la nueva categoría del Mundial de Resistencia, y por ello, meten un pie en el hidrógeno, con el fin de desarrollar la tecnología para que se pueda competir con dichos propulsores en Le Mans desde 2024. La situación actual de la marca en Fórmula 1 no es la más sencilla, pero ya han dejado clara su idea de anticiparse al futuro y a la sostenibilidad medioambiental.