Masashi Yamamoto asegura que el fabricante nipón cedería su unidad de potencia en caso de que los energéticos decidan construir un motor propio en 2022.