La industria de la automociĆ³nsufre las complicaciones propias de un sector convulso, que mira hacia un futuro marcado por la electricidad.