El italiano se resarció de su actuación de hace dos años cuando frenó la moto de un compañero y se llevó el GP de Emilia Romagna en una carrera reñida hasta el final.