Las situaciones, sin embargo, no son exactamente las mismas. Robert es piloto de la Ferrari Academy y las puertas de Haas parecen entreabiertas para él. Nikita Mazepin es 'independiente', con el dinero de papá y Uralkali, que le pueden abrir las puertas de la F1 si consigue la superlicencia.