Recordemos que Honda dejará la Fórmula 1 a finales de la próxima temporada, y el plan de Red Bull pasa por quedarse con el material de la firma nipona y congelar los motores, para así disfrutar de un motor competitivo y además ahorrar costes.