El británico está pulverizando los registros del más laureados de la F1, con el premio gordo asomando al final del Mundial: alcanzarar las siete coronas.