La nueva cruzada del piloto británico pasa por renunciar a conducir coches de combustión, limitando su movilidad a los eléctricos.