En esta ‘partida de póker’ que mantienen Hamilton y Mercedes hay muchos factores: las pretensiones económicas, la duración del próximo contrato… y hasta su compañero de equipo, pues George Russell está a la espera de una oportunidad que le cambie la vida y ya demostró de lo que es capaz en el GP de Sakhir.