El mexicano resiste en la pugna para ser compañero de Verstappen. Max prefiere a Hulkenberg, pero Checo aporta importantes patrocinios.