El director general de la F1 elogia al australiano tras su último podio: "Es brillante, uno de los mejores". Y cree que los franceses le echarán de menos.