A su llegada a Oviedo para la entrega de los Premios Princesa de Asturias, los Reyes y sus hijas conocieron con interés el Mini, el Toyota y el Seat del madrileño.