La principal característica de estos vehículos, como bien cuenta mi compañero Pablo García en este artículo de introducción a los 'mild-hybrid', es que cuentan con un pequeño motor que se encarga de dar apoyo al térmico, pero que no es capaz de propulsar al coche por sí solo mediante corriente eléctrica.