"Me sentía libre, me sentía como Álex sobre la moto, olvidando todo tipo de presión y todo lo demás", asegura el del Repsol Honda.