La marca japonesa asume en una reunión de la MSMA irregularidades en sus motores. Piden castigo para la fábrica y no para sus pilotos.