La decisión del ACO se ha tomado ante la disminución de prestaciones previstas para la categoría reina, ya que los actuales LMP1 dejarán el WEC en favor de los LMH.