"El Automobile Club de Mónaco ha hecho un trabajo excelente. El profesionalismo de su organización permite que la prueba, primera manga del campeonato del mundo WRC, pueda desarrollarse con las condiciones de seguridad que se imponen para salvaguardar la salus de todos", ha dicho Clavel.

El trabajo de los organizadores ha tenido dos aspectos. De una parte, acomodar recorrido y horarios para respetar el toque de queda. Y de otra diseñar las medidas necesarias para evitar la presencia de público.