Marco, hijo de Michael Andretti y nieto del gran Mario Andretti, ha disputado 15 temporadas de IndyCar, obteniendo sólo dos victorias. Este último año obtuvo la Pole en las 500 Millas, una carrera que dice adorar, pero sólo acabó 13º.

El piloto ha explicado que antes de confirmar su decisión habló con su padre y propietario del equipo, Michael, y que, pese a poder tener un programa Indy a tiempo completo, ha preferido explorar nuevos horizontes, aunque está abierto a apoyar al equipo familiar siempre que haga falta.