“No esperaba estar liderando el Mundial después de un mal resultado como éste”, asegura el italiano, que sigue teniendo atragantado el nuevo neumático trasero.