La decisión llega justo después de que los equipos hayan llegado a un acuerdo que limita la información accesible a las escuderías de cara a 2021. Los ingenieros podrán valerse de fotografías para 'espiar' y 'copiar' a sus rivales, pero no podrán tener información más detallada ni manipular las imágenes.