El estonio se impuso ante su afición y se convierte en el gran rival de Ogier y Evans ante el sprint final. Doblete de Hyundai, que se pega a Toyota.