Alan Permane, director deportivo, celebra el cuarto de Ricciardo en Mugello: "Fue una carrera divertidísima y el coche funciona".