El 3 ha bromeado al respecto y reconoce que dentro del coche no se acordó del tatuaje que le habría debido Abiteboul si llega a subir el domingo al podio en Mugello. No obstante, reconoce que sí hubo algo que echó menos y fue ser tercero.

"Para ser honesto, no estaba pensando en diseños de tatuaje, estaba pensando en el trofeo y en champán. Hacía calor ahí fuera, así que tenía sed de eso. Me habría encantado estar ahí arriba, así que duele", ha afirmado Ricciardo en Sky Sports F1.