En total, ambos pilotos han completado 2.000 kilómetros de test, una primera fase en la que el coche se ha mostrado fiable: "Queríamos ver qué se rompía... y no lo conseguimos", ha dicho Roma.

"Un piloto con experiencia sabe en pocos kilómetros si el coche es bueno. Desde el primer momento las sensaciones fueron positivas: motor, suspensión, frenos, dirección", dijo Roma, aunque reconoce que hay mucho trabajo por hacer, "normal en un coche tan nuevo. Cada vez que salimos a pista aprendemos algo nuevo".