El estonio marcó un ritmo que tan sólo pudo seguir el joven Kalle Rovanpera. Mal arranque de Dani Sordo, que se descolgó de la cabeza.