Con toque de queda de 18,00 a 6,00, restaurantes cerrados y prohibición de asistencia de público, la prueba más mítica de la especialidad se ve desdibujada por la pandemia.