Verstappen salió bien e incluso llegó a colocarse delante de uno de los Mercedes, pero su motor dijo basta y vio cómo uno a uno los monoplazas de atrás le adelantaban en plena recta. Tras ello, quedó relegado a la parte trasera de la parrilla, donde se vio involucrado en un accidente que le hizo abandonar. El holandés dejó ver su frustración por la radio.

"No tengo potencia. ¡Mierda! Estoy atascado, estoy atrapado. Esto es lo que se consigue con un maldito espectáculo de mierda", expresó furioso a su equipo.