El fabricante japonés, pese a que no podrá evolucionar los motores para 2021, trabaja otras alternativas con las que reducir su déficit de velocidad punta.