La fábrica del Ala Dorada ha introducido diversas mejoras en el chasis, suspensión trasera y electrónica que han acabado con su mayor crisis en MotoGP.