La contaminación alimentaria que esgrimía el piloto italiano no ha sido suficiente para que el TAS le de la razón. Ahora Aprilia deberá buscar un sustituto.