El piloto mexicano estuvo en la fábrica de Milton Keynes para realizarse el cockpit a medida y empezar a trabajar con sus nuevos ingenieros de la casa austriaca.