La prueba italiana debe decidir los títulos de pilotos –entre Elfyn Evans, Sébastien Ogier, Thierry Neuville y Ott Tänak, con ventaja para el primero y casi sin posibilidades el cuarto–, marcas –las diferencias entre Hyundai y Toyota son mínimas– , WRC2, WRC3 y JWRC. Es decir, todo.