Palou se ha tenido que conformar con la novena fila de la parrilla, un resultado agrio en tanto que unas horas antes él mismo se había anotado el mejor tiempo de los entrenamientos libres. A favor de sus opciones juega el hecho de que se conoce bien el circuito, porque la IndyCar lo visitó a principios de julio.